Etiquetas

, , , ,

Cuando era pequeña, mi madre que es una experta en el ganchillo, me enseñó a hacer cadeneta. Se me daba bien y hacía y hacía cadeneta sin parar. De hecho, las hacía tan largas que las usaba para saltar a la cuerda en el pasillo de casa. Que yo recuerde no pasé de la cadeneta.
Años más tarde, hará unos veinte, el ganchillo no estaba tan de moda como ahora y a mí me daba mucha pena que algo tan bonito, que mi abuela había enseñado a mi madre y que ella hacía tan bien, se perdiera. Así que aprovechando unas vacaciones de Semana Santa en Valdemorillo le pedí a mi madre que me enseñara de nuevo a hacer ganchillo. Ella hacía unas puntillas preciosas que aplicaba a toallas, manteles,servilletas, paños… Me enseñó el punto enano, a echar el hilo, a no echarlo,… La verdad es que no se me dio mal. Recuerdo que yo también hice mis pinitos con algunas puntillas para toallas y llegué a ser capaz de “sacar” (copiar) alguna muestra. Pero todo se quedó en aquella Semana Santa o quizás duró un par de semanas más hasta ahora…
Hace unas semanas que encontré en pinterest un patrón de un cesto muy mono de trapillo. No sabía ni lo que era eso del trapillo. Una amiga me dijo que su madre lo compraba en el chino, así que no lo dudé y me lancé a mi chino favorito, y allí estaban los ovillos de trapillo. Una vez más le pedí a mi madre que me refrescara la memoria con los puntos básicos del ganchillo y que me ayudara a interpretar el patrón. La verdad es que esto del ganchillo es como montar en bicicleta, nunca se olvida. En un par de horitas y un poco de gugueleo, estaba lista para emprender retos de trapillo. Aquí os dejo unos cuantos que hice en un par de días y hasta que me salió callo!
image
Este es el primero que hice… Lo preparé para un regalo así que la tarjetita también la personalicé con washitape y un sello de caucho.

image
imageimage